Mostaza de Gascuña

 

Una receta simple enloquecedora

Mosto concentrado, granos de mostaza, sal y pimienta. Sin aditivos, ni conservantes. Y… voilà! La Mostaza de Gascuña.

Historia y elaboración

Ya en le lista de compras de los monjes de la Abadía de Flaran en 1788, se han encontrado anotadas cantidades de mostaza de Ayguetinte entre notas de pasteles locales, gofres y castañas.

Esta mostaza gascona, elaborada a partir de mosto, era utilizada en la matanza del cerdo conocida en la región como el Tue-Cochon. Su gusto dulce-salado, combinado con el bérêt (estomago del cerdo), se consideraba un exquisito plato gastronómico local. Hoy en día, se combina también con un tipo de morcilla local, elaborada con sangre, cartílagos y trozos de carne.

En 1998, Michel Maestrojuan creo una asociación para rescatar este original condimento. A través de ella, se continua elaborando y distribuyendo esa mostaza con la colaboración de todos los socios.

Cata de Mostaza de Gascuña

Vista

 

Color tostado, sembrado de granos de mostaza, que hace relamerse incluso antes de probarla.

Nariz

 

Aroma intenso y ligeramente picante de mostaza fresca, deliciosamente bueno. Es hora de degustarla.

Sabor

Cremoso, los granos molidos se sienten sobre la lengua. Su fresco gusto vegetal inicial, deja paso a una nota picante que se extiende por la boca hasta ser reemplazada por el dulzor de la uva. El placer de su degustación se prolonga gracias a la persistencia de aromas florales en el retrogusto.

 

Sugerencias

Asociar con el cerdo y sus derivados (roti, morcilla, manitas).
En tortilla, 4 huevos con una cucharadita de Mostaza de Gascuña.
Aderezando un buen solomillo
Vinagreta de mostaza para ensaladas de marisco o de arroz con verduras.